Seguro contra contra crisis de relaciones públicas

Luego de que la crisis estadounidense ocasionara un descalabro en su sistema financiero y empresarial, empresas como la American International Group Inc. quedaron al borde de la bancarrota, esta situación obligó a la AIG ha recibir un rescate millonario del gobierno para salir a flote. La experiencia adquirida por la compañía la motivó ha ofrecer un novedoso seguro que cubre el costo de contratar asesores para enfrentar una posible crisis de relaciones públicas.

El seguro llamado “Reputation Guard”, incluye las asesorías de dos importantes firmas de comunicación estadounidenses, Burson-Marsteller y Porter Novelli. La recurrencia en asesorías de este tipo son altas en ese país, las empresas acuden con frecuencia a las firmas de comunicación de crisis para crear estrategias que los ayuden a enfrentar problemas de imagen que causen daños considerables e irreversibles en sus marcas o negocios.

En el año 2008, la AIG fue cliente de Burson-Marsteller, consultora que le ayudó ha enfrentar la crisis de imagen ocasionada por los problemas financiero y el rescate millonario recibido del tesoro estadounidense, esto último muy criticado por todos los ámbitos de la sociedad norteamericana. El plan estratégico anticrisis la obligó a renombrar algunos sectores de su compañía, como la aseguradora Chartis.

El costo del seguro varía de acuerdo al tamaño de la empresa, la solidez del plan de respuesta a la crisis y la verdadera necesidad de servicios de gestión de crisis, explica Tracie Grella, presidenta de la división de Responsabilidad Profesional de Chartis, en el Wall Street Journal. Asimismo, el seguro fue creado luego de que conversaciones con clientes y agentes de seguros indicaran que existía un potencial mercado para el producto, señala Rob Yellen, director de suscripción de la práctica de responsabilidad ejecutiva de Chartis.

Según Yellen, compañías de todo tamaño lidian con este problema. Un estudio realizado en Estados Unidos demuestra que casi el 70% de los miembros de las juntas directivas de las empresas creen que la reputación es su principal preocupación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *